sábado, 28 de marzo de 2015

¿Qué es hoy el dinero?

Publicado por Alba Pérez Cortes en 22:07
Depósito monetario en una tumba como forma de pago.

En la planta E1 del Museo Arqueológico Nacional (MAN) se encuentra la exposición dedicada a la moneda dentro de la cual encontramos su historia y evolución desde hace casi tres mil años así como todo lo referente al dinero.“El dinero es todo aquello que nos permite calcular el valor de las cosas, pagar bienes, servicios, deudas o tributos y ahorrar o atesorar riqueza”.

A lo largo de la Historia se han empleado como dinero, objetos y materias muy diferentes. Apreciados por su valor material, ritual o sagrado, y preferidos por ser manejables, duraderos, fáciles de transportar, contar o pesar, este tipo de objetos solían pertenecer a ámbitos culturales específicos por lo que solo tenían valor dentro de las comunidades que lo utilizaban. Dichos materiales fueron denominados “dinero tradicional”.

Con la llegada del comercio se impulsó el nacimiento de la moneda (imagen de poder y símbolo de riqueza cuyos elementos fueron elegidos para transmitir un mensaje) como forma de intercambio o pago entre personas, así como ofrendas a santuarios para buscar protección divina o como pago por el viaje al mundo de los muertos, como se puede apreciar en la imagen. Aunque algunas de estas prácticas monetarias forman parte del paso, otros símbolos religiosos como las arras de las bodas siguen hoy en día muy presentes.

Sin embargo, a pesar de que normalmente relacionamos el dinero con las monedas, éstas no son la única forma de pago existente. Las conchas, por ejemplo, son uno de los instrumentos de pago más extendidos por el mundo. Dependiendo de su tamaño, calidad, color o rareza, el dinero de concha fue especialmente importante en Oceanía, África y Asia, empleándose como ornamento, símbolo de riqueza, comercio exterior o para efectuar pagos cotidianos y ceremoniales. También muchos productos agrícolas como el trigo, la cebada, el cacao, el arroz, el té y el tabaco se usaron en distintas épocas y lugares para pagos legales, transacciones mercantiles y contabilidad. En México, los aztecas utilizaron mantas de algodón que posteriormente los españoles decidieron emplear tomando como patrón de valor y medio de cambio la vara de algodón. El ganado fue una de las formas más antiguas de dinero en Roma y Atenas puesto que siempre ha sido una referencia de valor y riqueza. Algunos pueblos pastores de África los usan aún para pagos matrimoniales y deudas de sangre. Dentro del dinero de mar encontramos sal, cuentas de vidrio y objetos de piedra, los cuales llegaron a construir sistemas muy complejos como las cuentas de las islas Palaos, en Micronesia. Llegamos así a los metales, la materia más empleada como dinero a lo largo de la Historia, que a veces adquirían la forma de productos manufacturados (objetos domésticos, herramientas, armas o adornos) y, otras, el metal era valorado en bruto. El uso de metales preciosos al peso para realizar pagos legales se documenta hacia 2000 a.C. en Mesopotamia. 

La moneda por su prestigio, valor y fácil manejo se convirtió en el objeto de uso generalizado y omnipresente en la vida cotidiana de las personas puesto que en comparación con otras formas de pago su pureza y su peso estaban garantizados por el Estado. “La moneda es la crónica de una época, el reflejo de la vida, del arte y de las ideas de la sociedad que la creó y utilizó”. Por eso antes de existir los medios de comunicación se postularon como uno de los vehículos oficiales de la propaganda. Sus tipos y leyendas, elegidos con una clara intención política, nos permiten hoy en día informar sobre los acontecimientos históricos, las estructuras administrativas, las creencias religiosas y otros aspectos de la época y la vida de sus usuarios. 

Desde su aparición, la diversidad de valores en circulación hizo necesario el establecimiento de patrones de cambio y la aparición de profesionales como los cambistas o banqueros (su nombre deriva del banco o mesa que empleaban para su trabajo). Cambiaban monedas, prestaban dinero y garantizaban pagos a distancia, igual a lo que en la actualidad entendemos como banco. Así fue como aparecieron los billetes, un tipo concreto de papel moneda emitido por los bancos o autoridades públicas. En 1661, Suecia emitió por primera vez en Europa un billete. En España tuvimos que esperar hasta 1783 cuando el Banco Nacional de San Carlos, antecesor del Banco de España, emitió los primeros billetes o cédulas. 


En la actualidad a las monedas y billetes hay que sumar otros objetos que se han convertido en dinero: cheques, tarjetas de crédito y débito, tarjetas telefónicas, abonos de transporte, tarjetas de tiendas o vales canjeables. Porque como reza uno de los carteles de la exposición, “la moneda es más que dinero, y el dinero es mucho más que moneda”

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

En busca de la Noticia Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos