jueves, 23 de abril de 2015

Informe sobre WWF

Publicado por Alba Pérez Cortes en 21:07
Campaña la Hora del Planeta.


La Organización No Lucrativa WWF, cuyo acrónimo inicial era de World Wildlife Fund y ahora solo se emplean las siglas como nombre global para evitar confusiones al traducirlo en 15 idiomas, comenzó hace 50 años como un pequeño grupo de entusiastas comprometidos con el medio ambiente. A día de hoy, se ha convertido en una de las mayores organizaciones internacionales de conservación de la naturaleza lo que le ha llevado a estar presente en más de 100 países (a España llegó en 1969 implantando su sede en Madrid) y contar con el apoyo de 5 millones de socios a lo largo de los 6 continentes. La organización, además, está presente en las redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram y posee un canal de Youtube para mantener a la población informada.



Su misión es detener la degradación ambiental de la Tierra y construir un futuro en el que el ser humano viva en armonía con la naturaleza conservando la diversidad biológica mundial, asegurando que el uso de los recursos naturales renovables sean sostenibles y promoviendo la reducción de la contaminación y el consumo desmedido, para así mantener un planeta vivo. 

A grandes problemas, grandes soluciones por lo que la organización pone en marcha herramientas para evitar grandes causas de desaparición de especies. Los trabajos de campo por un lado desarrollan proyectos de conservación de especies amenazas como el lince ibérico o el alimoche. Además, realizan una acción de política o lobby participando en convenios con la CBI (Convención Ballenera Internacional), el CITES (Convenido Internacional sobre Tráfico de Especies) o la CBD (Convenido de Diversidad Biológica). Asimismo prestan especial atención a Directivas europeas como es la Red Natura 2000. 

Estas herramientas se han forjado centrándose en un enfoque en seis áreas globales de acción prioritarias: bosques, aguas continentales, mareas y costas, especies en peligro, cambio climático. Así, llevan a cabo más de 1.200 proyectos en todo el mundo para los que han invertido 10.000 millones de dólares. Por otra parte desarrollan diferentes acciones de comunicación para difundir campañas de gran impacto a través de Internet, cartas o firmas que impliquen en lo posible a la opinión pública y las instituciones responsables como puede ser la Hora del Planeta en la que se moviliza a la población para que apaguen las luces durante una hora siendo esta medida un altavoz para reclamar medidas contra el cambio climático. La empresa Canon se ha sumado a la iniciativa promoviendo un concurso en el que la persona que consiga captar la imagen que mejor refleje el lema de WWF se llevará una EOS 100D y una impresora PIXMA MG7550. Por su parte, medios de comunicación españoles entre los que cabe destacar Antena 3, RTVE, Cadena SER, Europa Press o La Vanguardia se han hecho eco de la campaña que este año ha conseguido la adhesión de casi 10.000 ciudades de 172 países. “El cambio climático no solo es el asunto principal de esta hora simbólica, es el asunto de nuestra generación. La Hora del Planeta de WWF es el movimiento ciudadano sobre cambio climático más veterano”, afirmó el director de comunicación de la organización en España, Miguel Ángel Valladares. 

En nuestro país, el órgano de gobierno y representación está formado por el Presidente (el bilbaíno Pedro Calderón Antuñano) y La Junta Rectora, quienes ejercen su cargo sin recibir retribución alguna cumpliendo la Ley 49/2002 del 23 de diciembre. Al rededor de 4.000 personas integran el equipo de profesionales de WWF los que defienden y se preocupan por mantener los siete principios esenciales de la organización. En primer lugar, la organización de define como global, independiente, multicultural y apolítica. El segundo principio se basa en utilizar la mejor información y recursos científicos disponibles para abordar todos los temas medioambientales que afectan al planeta. En tercer lugar buscan el diálogo con todos los sectores sociales y evitan conflictos innecesarios. Ofrecer soluciones concretas de conservación a través de la combinación de proyectos de campo, iniciativas políticas, capacitación y educación, se postula como el cuarto principio. Buscan, también, implicar a las comunidades locales en la planificación y ejecución de sus programas, respetando sus necesidades culturales y económicas. El sexto principio implica esforzarse en construir alianzas con otras organizaciones, gobiernos, empresas y población local para realizar la efectividad de WWF. Y por último, desarrollan sus actividades de manera efectiva en términos de costes y aplican los fondos de sus donantes de forma transparente.


Los recursos económicos de la organización proceden de las cuotas de los socios, donaciones, líneas nacionales y europeas de financiación de proyectos y convenios de colaboración con empresas de sectores con mínimas implicaciones medioambientales. Las últimas cuentas para el ejercicio 2013 muestran unos gastos totales de cerca de 4.740.000 euros mientras que la partida de ingresos realizados para el mismo año fue de 4.761.406 euros. Por otra parte, WWF recibió subvenciones para el año 2014 del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente con importes de 480.000 euros,  588.919 euros y 444.144 euros (esta última cifra para el programa de Política forestal y Biodiversidad). También recibió subvenciones de la Fundación Biodiversidad de la que obtuvo tres (una por valor de 130.000 euros, otra de 52.552 euros y la última que ascendió a 50.187 euros) y del Organismo Autónomo de Parques Nacionales por valor de 39.600 euros. La página web de WWF España detalla minuciosamente todas las cuentas desde el año 2009. Cabe resaltar que tras la cumbre de las Interconexiones energéticas entre España, Francia, Portugal y Comisión Europea el pasado 4 de marzo, WWF demandó mayores inversiones para las renovables al igual que para los proyectos de infraestructuras energéticas.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

En busca de la Noticia Copyright © 2012 Design by Antonia Sundrani Vinte e poucos